Dermocosmética

La dermocosmética es una importante rama de la dermatología que mediante distintas técnicas o tecnologías intenta solventar cualquier problema que haga deslucir nuestra piel. En el tratamiento se incluirán todo tipo de indicaciones para llevar una vida saludable en cuanto a horas y horarios de sueño, deporte, alimentación… Una vida saludable se nota, y de qué forma, en cómo luce nuestra piel.

dermocosmética

Tratamientos y usos:

Peeling químico

A veces la piel no logra regenerarse por sí misma. La exfoliación química o peeling químico puede ayudar a la aceleración del proceso de regeneración de la piel. Puede usarse para afecciones cutáneas como el acné, léntigos solares y otras alteraciones en el color o pigmento de la piel. También para casos leves de envejecimiento cutáneo.

Láser

Existen varias técnicas que se aplican con láser, así como varios tipos de láser. Algunos para eliminar exceso de pigmento, otros para suprimir angiomas, varículas o manchas rojas y otros para regenerar la piel.

Luz pulsada intensa

El sistema de luz pulsada intensa (IPL) puede aplicarse para tratar el envejecimiento cutáneo, las manchas rojas y oscuras o para depilación en casos de exceso de pelo o vello.

Máscaras para despigmentación

Para tratar manchas oscuras, tales como el cloasma o melasma, puede determinarse la aplicación de máscaras despigmentantes. Las máscaras para despigmentar la piel tienen la capacidad de frenar la formación de pigmento en la célula que produce la melanina: el melanocito.

Microdermoabrasión

Dentro de la rama de la dermocosmética, la microdermoabrasión es una técnica de aplicación bastante reciente. Se basa en pulir superficialmente la piel, de forma suave. Puede emplearse, por ejemplo, en el tratamiento del acné y en el de las secuelas (marcas) que puede producir la bacteria del acné en la piel.

Materiales de relleno

En algunas afecciones se puede recurrir a los materiales de relleno, que sirven para incrementar el volumen. Los materiales de relleno son sustancias inertes que se emplean para el aumento de volumen. Lo más recomendable actualmente es apostar por materiales de relleno sintéticos de absorción lenta, ya que son más seguros. Se utilizan para paliar los efectos, por ejemplo, de una extirpación quirúrgica o por pérdida de volumen en alguna zona por envejecimiento.

Tratamiento Con Láseres No Ablativos

No existe periodo posterior de recuperación gracias a este tratamiento. Esta tecnología permite tratamientos efectivos de rejuvenecimiento cutáneo, marcas de acné, antiarrugas o ciertas lesiones cutáneas, entre otras. Combina luz y el uso de una sustancia para sensibilizar la piel. Ahora, es posible aplicarla también al rostro.

Terapia Fotodinámica mediante Leds y ALA

El sistema de terapia fotodinámica empleado en la Clínica Dermatológica del Dr. Guillén combina la emisión de la luz que emite una lámpara de LEDs (luz azul para combatir el acné y la luz roja para combatir el envejecimiento) con el uso de una sustancia llamada ALA (Acido d-Amino Levulínico) que permite sensibilizar la piel de cara a la emisión lumínica.  No es una técnica invasiva, y es muy sencilla de aplicar. Además, no produce dolor.

Luz azul para eliminar el acné

Una sola sesión para lograr la destrucción de la bacteria que ocasiona el acné. No solamente eso, sino que permite la bioestimulación que permite reparar la piel, por lo que el aspecto general es muy evidente.

Luz roja para rejuvenecimiento cutáneo

Este tipo de luz se utiliza para corregir manchas cutáneas oscuras, suprimir arrugas, tonificación de la piel o mejorar la oxigenación. No tiene periodo de recuperación y en 4 o 6 semanas notarás resultados espectaculares.

Lesiones oncológicas

La aplicación de luz logra eliminar las células tumorosas sin destruir las células buenas.

Terapia fotodinámica en el tratamiento del acné

La Terapia Fotodinámica para Acné permite combatir el acné de manera más eficaz que otros métodos tradicionales. Consiste en el uso de luz azul que activa los fotosensibilizadores que se administran a través de una crema en la dermis para así destruir la bacteria que provoca el acné. El tratamiento suele consistir en dos sesiones a la semana, tres semanas en total. Cada sesión se basa en lo siguiente:

1º) Se realiza una limpieza previa limpieza de la piel que puede incluir un peeling suave (por ejemplo, se puede hacer con ácido salicílico).
2º) Entre un periodo de tiempo que puede variar entre los 5 y 20 minutos según la gravedad del acné que se presente, se aplica la sustancia fotosensibilizante.
3º) El tiempo que se expone la piel a la emisión de luz azul también dependerá de la gravedad del acné, pudiendo oscilar entre 20 y 30 minutos.
4º) Ya en el hogar, se debe aplicar el tratamiento indicado por el dermatólogo.

¿Y cuándo se empezarán a notar los resultados? La mejoría ya empieza a notarse con evidencia a las pocas sesiones siendo mucho mayor después de haber finalizado un periodo de cuatro semanas.

Consulta todas nuestras novedades de dermocosmética en nuestra Clínica Dermatológica Dr. Guillen y solicita más información si así lo requieres. Estaremos encantados de atenderte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies